EL LIDERAZGO DE NELSON MANDELA

EL LIDERAZGO DE NELSON MANDELA
25 Agosto, 2016 LID

Hablar de Nelson Mandela, es hablar en definitiva de uno de los más grandes líderes de la historia, su filosofía, sus principios y las características que poseía lo llevaron no sólo a tener una vida ejemplar si no a cambiar el rumbo de toda una nación y del mundo. Su fuerza, sabiduría y liderazgo lo traía en la sangre y pareciera que, desde antes de nacer, “Madiba” estaba destinado a ser alguien importante. Su mayor ejemplo: la armonía entre lo que decía y lo que hacía. Mandela tenía un pensamiento sistémico digno de admiración, no buscaba su propio bien, sino el de los demás. Ayudó a los pobres y lucho por los desprotegidos. Para poder entender a Mandela como líder, debemos referirnos en primera instancia a su actuación política, como un importante activista en contra del fenómeno segregacionista conocido como el apartheid. Este último venía siendo practicado en Sudáfrica por muchos años, pero no fue sino hasta 1948 que tomó forma jurídica al ser respaldado por leyes promulgadas por El Partido Nacional (integrado por minorías blancas) el cual había ganado las elecciones en ese mismo año. Dichas leyes, establecieron entre otros aspectos, zonas segregadas tales como playas, autobuses, hospitales, escuelas y hasta bancos en los parques públicos. Los negros debían portar documentos de identidad en todo momento y les era prohibido quedarse en algunas ciudades o incluso entrar a ellas sin debido permiso. Tales condiciones discriminatorias, fueron motivo para que Mandela desde muy joven participara en inumerables protestas dirigidas a poner fin a un régimen colonial, en donde los negros no eran considerados como personas. Posteriormente Mandela decide formar parte de La Liga de Juventud del Congreso Nacional Africano, un movimiento en contra de la opresión de los negros y en donde llegó a convertirse en uno de sus principales combatientes. Como vemos, todo esto nos permite reconocer el nacimiento de un líder que comienza su lucha bajo los principios de igualdad social acompañados de un proyecto de liberación enmarcado en la filosofía de la no violencia. Mandela era una persona equilibrada, controlaba sus emociones, sus impulsos; reflexionaba y dedicaba mucho tiempo a la meditación. La fe en el cambio lo movió y aprendió el arte de la paciencia, la tolerancia, el respeto hacia los demás; era pacifico, concentrado y disciplinado. Cambió de adentro hacia afuera, para poder ejercer su liderazgo con éxito. Utilizo el perdón como su arma principal de lucha; no procuró vengarse de los que lo privaron de su libertad y más bien se propuso conquistarlos para lograr sus propósitos. Todas estas características las desarrolló en los 27 años de prisión. Mandela es considerado como uno de los líderes más influyentes de la lucha por la igualdad racial en el mundo, enseñó a todo un continente que a pesar de las circunstancias cada uno tenemos el deber y obligación de prepararnos y luchar por lo que creemos. La vida de Nelson Mandela se rigió por una filosofía de creer y ejecutar, sin embargo, su liderazgo se basó en las siguientes características y claves: 1. Objetividad en el actuar 2. No creyó en la inmediatez. 3. Primero mi pueblo, después los demás. 5. Tenía la capacidad de generar empatía con su gente. 6. Nada es blanco o negro. 7. Para ser un gran líder, hay veces que tienes que dejar de serlo. 8. Escucha y espera 9. Las primeras impresiones cuentan 10. Todos son bienvenidos La estrategia que lo acompañó durante toda su vida fue sonreír. Su sonrisa y buen humor fueron factores claves para que su liderazgo fuera efectivo. Fue un hombre que siguió su vocación de servicio, fue la razón, el símbolo, la prueba de que las cosas pueden cambiar si nos lo proponemos; logró la mayor parte de sus metas y objetivos, estaba conectado con la gente y trataba con igualdad a todo el mundo. “Los pequeños actos de bondad, son lo que en verdad importa”. Ayudar a los demás fue su más grande legado. Aunque las cosas no vayan bien, hay que seguir adelante. Hay que sacar lo mejor de una mala situación. Ser humilde por lo que se es y no por lo que uno tiene. El ser humano tiene que dejar huellas, saber quiénes somos y lo que estamos dispuestos a sacrificar por nuestro prójimo. Buscó la paz, la siguió y la encontró. Escrito por: Jimena Bello González Referencias: Libro: “Un largo camino hacia la libertad” Nelson Mandela

Compartir ahoraPin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someone

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*